Primera Nacional - NUEVA CHICAGO 1 - CHACARITA 1

Punto muerto

nueva chicago, mataderos, torito, chacarita, funebrero
Foto por:

Chicago jugó mal, estuvo impreciso, desconexo y no pudo sostener la ventaja ante el juvenil Chacarita, que se llevó un puntazo de Mataderos. Vivas adelantó al "Torito", Alderete empató a quince del final. Nueva chance perdida del verdinegro para subirse a la punta, que espera que mañana no gane Sarmiento para mantener la distancia.

Queda claro que los clásicos son partidos aparte. Queda claro que no interesa cómo llegan los equipos, y mucho menos la tabla. Y también queda claro que la recta final pesa, tanto para lograr un ascenso, como para evitar un descenso. Después de la última curva, cuando la bandera a cuadros se ve a distancia, hay que acelerar, y a veces los pies pesan más, sobre todo cuando la carrera es casi mano a mano.
Casi que el reflejo de lo expresado se vio en Mataderos este domingo ante una multitud que llenó la cancha esperando terminar punteros el fin de semana, con el adicional de encima hacerlo ante un clásico rival. Porque Chicago empezaba el partido a dos de Sarmiento que juega mañana y tiene un partido más (queda libre la próxima fecha cuando el Torito visite a Morón), y ganando hoy pasaba al verde de Junín provisoriamente y quedaba bien parado para la fecha que viene. Y porque Chacarita, está último en el campeonato, le cuesta mucho hacer goles, y no ganó en lo que va del 2019. La lógica inexistente en el fútbol indicaba que sería un partido sencillo para el escolta. Pero justamente, es inexistente. Aquí en Argentina estos partidos son distintos, acá se juegan otras cosas que no se ven en la tabla de posiciones, y Chaca vino a jugar un clásico, vino a aguarle la fiesta a su rival, vino con sed de revancha del descenso del 2012, vino como a veces se dice, "a salvar el año". Ojo, no jugó un partidazo ni mucho menos, al contrario, lejísimos estuvo de eso, y casi que el puro responsable del empate es Chicago, que tuvo todo a favor, gol tempranero y ventaja antes de los 20. Hizo lo que se supone más difícil en estos partidos, romper el cero rápidamente y cambiarle los planes enseguida a un equipo que claramente, sin meterse atrás, llegó con la idea de no jugar y no dejar jugar, y no está mal, teniendo en cuenta las realidades. Pero una vez hecho lo más difícil, cuando se sacó el peso de convertir y pasarle la responsabilidad a un muy juvenil equipo de Chacarita que podía pesarle esa desventaja, hizo todo mal.
Chaca salió a defenderse, a esperar que pasen los minutos pero apretando arriba, con presión alta, y no dejando que salga limpio el dueño de casa. El "Torito" se hizo cargo del partido y sobre todo con Melo punzante rompía las líneas defensivas. El "Pitu" errático pero participativo, y los laterales siendo salida. Mataderos salió como ha salido en todo el torneo en casa, a hacer rápido el gol. Y lo encontró en un lateral, sacó vivas al área, donde pegado a la línea de fondo, Melo la aguantó, llegó el busca pie que sacó a medias Bruera, y el mismo Vivas que 10 segundos antes había sacado el lateral entró como los viejos 7, solo sin marca, para capturar el rebote y en diagonal romper el arco funebrero y clavarla al ángulo. Después del gol, el 4-2-3-1 del local cambió a un 4-3-3, Teijo fue al vértice, Miceli (de gran partido) y Orfano en la base. La idea era clara, que salga Chaca para con los tres de arriba manejar los espacios y golpear. Pero la claridad de la idea chocó con la oscuridad a la hora de llevarla a cabo. Melo se fue apagando, González se fue enojando consigo mismo y las cosas cada vez le salían peor, Sotelo quedaba aislado, y salvo por alguna pelota parada, nunca más inquietó a la visita.
Pasa que justamente la visita nada hacía para empatar, pero no porque no quería, porque no tenía argumentos futbolísticos para hacerlo. Baima salió del doble cinco y se fue a la izquierda, Chávez fue de enlace, y sólo en cuenta gotas Lucero preocupaba, más por su estampa que por su juego. No hubo disparos al arco del tricolor, sólo centros y tiros de esquina bien resueltos por Silva. Pero ya Chicago no dejaba buenas señales, le quedó largo el primer tiempo, padeció sólo por su incapacidad para manejar el resultado.
No crean que el segundo tiempo cambió. Al contrario, se intensificó el final de la primera parte. El local salió más cauteloso, el esquema ya parecía un 4-4-2, con Orfano metido adentro y con el cada minuto más inconexo Pitu González volcado a la izquierda. Melo dejó de ganar en sus corridas y perdió claridad en cada carrera emprendida, Sotelo pareció más metido en marcar su gol que en jugar en equipo, el mencionado Pitu pedía a grito pelado el cambio, Orfano ni defendió, ni jugó ni rompió. Sólo Miceli trataba de ser el nexo con los de arriba y romper líneas. Y Chaca se dio cuenta que su rival no estaba en partido, y con las deficiencias lógicas de un equipo que va último intentó y buscó el empate. Álvarez Morinigo entró y se plantó de enganche, Baima fue claramente medio por izquierda y fue lo más claro del partido, jugando de regular para bien. Alderete que con poquísimo reclama titularidad, entró por un extenuado Lucero.
Quizás tardó Perazzo en darle frescura al equipo, desde antes de los 30 del segundo tiempo, el medio de Chicago necesitaba aire fresco, velocidad y más que nada alguien que le diera un pase al compañero. A veces cerrar el partido a tiempo no es ser defensivo, es leer y darle al equipo lo que necesita. Pasa que encima Chaca no pateaba al arco, manejaba la pelota, buscaba por afuera, terminaba en centros o busca pie que siempre encontraban las manos de Silva. Y justo cuando Perazzo mandó a Presedo por Orfano para lograr esa frescura, al minuto y sin darle al cambio a que produzca lo buscado, un pelotazo largo de izquierda a derecha que buscaba un cabezazo en el área, encontró a Juan Cruz González en la derecha fuera del área en buena posición, gran enganche y esta vez sí el busca pie encontró un pie. Y fue el de Alderete que estampó el 1-1. Quedaban quince más el adicional, Vismara para rearmar el doble cinco. En Chicago sobraba un medio centro, Presedo recién había entrado, Teijo es el más posicional, afuera Miceli adentro Franco para pelear con Sotelo adentro. Y adentro la historia de Gomito y la personalidad para afrontar estos momentos por un desconocido Pitu González, que venía de jugar su mejor partido del campeonato ante Temperley, y jugó el peor ante Chaca.
Sólo arrebatos, poco juego, poco abrir la cancha. El apuro le ganó a las ideas, y salvo una de Gomito en la puerta del área que le pegó mordido pero que la pelota salió besando el palo ante nada más que la mirada de Bruera, el dueño de casa no inquietó al joven arquero, que encima (si le creemos) terminó rengo. Sotelo tuvo el segundo en tiempo de adición pero el línea lo invalidó por un off side bien cobrado.
Chaca terminó festejando un punto que de nada le suma y le sigue alargando una mala racha, pero que complicó a su rival. Y en tiempos donde se festeja más la desgracia ajena que las conquistas propias, es mucho. Chicago se fue ahogado en su inoperancia, en su incapacidad de cerrar partidos asumiendo riesgos y protagonismo, y ahogado en la responsabilidad que tenía muy marcada en este partido. Dejó pasar una chance más, pero ésta más marcada. Sigue debajo de Sarmiento que mañana puede estirar a cuatro la ventaja, y encima cuando el de Junín queda libre, los de Mataderos deberán ir a buscar lo que hoy perdieron a Morón.
Recta final. Bandera a cuadros a la vista, a 500 metros, tiempos donde para conseguir objetivos, hay que acelerar a fondo, sin miedo a romper el motor.

SINTESIS

NUEVA CHICAGO (1): Agustín Silva; Gonzalo Vivas, Adrián González, David Achucarro(c), Diego Martínez; Leandro Teijo, Gonzalo Miceli (79, Nicolás Franco); Alejandro Melo, Arnaldo González (79, Christian Gómez), Esteban Orfano (74, Federico Presedo); Juan Ignacio Sánchez Sotelo. DT: Walter Perazzo.
Suplentes: Alan Minaglia, Adrián Scifo, Julián Cosi y Alexis Vázquez.

CHACARITA (1): Lucas Bruera; Nicolás Álvarez, Alan Ledesma, Alan Robledo, Rodrigo Ayala; Juan Cruz González, Diego Rivero(c), Leonardo Baima (81, Federico Vismara), Nicolás Chávez (61, Juan Álvarez Morinigo); Lucas Cano y Martín Lucero (68, Elías Alderete). DT: Patricio Pisano.
Suplentes: Matías Montero, Facundo Tallarico, Nehuén Montoya y Lucas Lezcano.

GOLES: (17) Gonzalo Vivas (NCH); (75) Elías Alderete (CHA).

AMONESTADOS: Ledesma, Alderete (CHA).

EXPULSADOS: (90) Alan Ledesma (CHA), por doble amarilla.

INCIDENCIAS: No hubo.

LA FIGURA: Leonardo Baima (CHA).

ARBITRO: Luis Lobo Medina (bien).

ASISTENTES: Iván Allende y Pascual Fernández.

CUARTO ARBITRO: Cristian Cernadas.

ESTADIO: Nueva Chicago.

CAMPO DE JUEGO: Muy bueno.

PUBLICO: 18.000 personas aprox.

Clubes relacionados...
Nueva Chicago
Chacarita Juniors