Nacional B - INDEPENDIENTE RIVADAVIA 4 - NUEVA CHICAGO 1

La Lepra goleó y acaricia las semis

nueva chicago, torito, mataderos, lepra, mendoza, independiente
Foto por:

En el arranque del octogonal por el segundo ascenso, Independiente se hizo fuerte en Mendoza y goleó 4 a 1 a Chicago. Jugó mejor en el primer tiempo, abrió el partido con un penal inventado por Barraza, y cuando peor la pasaba y Chicago se acercaba al empate, con dos contras letales casi que sentenció la historia. Ahora el "Torito" deberá ganar por tres goles en Mataderos para acceder a la semifinal.

¿Cómo liquidar una serie en 10 minutos? Miren el final de Independiente Rivadavia ante Nueva Chicago. Una serie abierta, pareja, incierta, que en una ráfaga parece liquidada, por factores que no le son ajeno a ninguno de los dos equipos. La ciclotimia de Chicago, la falta de gol (a pesar de ser uno de los equipos más goleadores) y al mismo tiempo lo fácil que le convierten, siendo uno de los más goleados, raro en un equipo que llegó a la última fecha con chances de ascenso. Y más, esa ciclotimia también lo hace un equipo de muy frágil mentón, ante el menor golpe, ante la más mínima adversidad, se cae a pedazos y queda la borde del KO.
Y esa ciclotimia chocó con las virtudes de la Lepra, un equipo ordenado, con peso en ofensiva, tanto en los titulares como en los suplentes, que juega sencillo y eso lo hace jugar bien, y que encima no pierde en casa. Sólo dos derrotas en la temporada, hacen del Gargantini una fortaleza, importante para un reducido.
Cuando la visita se recuperó del fallo insólito de Barraza (otra vez el querido Julio) que abrió rápidamente el partido en el segundo tiempo, estuvo al borde del empate, arrinconó al local que no podía salir del fondo. Aracena se vistió de héroe en más de una vez y el travesaño se lo negó a Martínez. Y en la contra de ese tiro en el palo, llegó el tercero del dueño de casa en una corrida solitaria de Tissera desde mitad de cancha tras un yerro de la defensa. 3-1 y cosa juzgada, el local salió del asedio, respiró y manejó el trámite. El verdinegro sintió el golpe y se quedó sin fuerzas para ir por el descuento que le hubiese venido más que bien. Y encima Aracena le ahogó un mano a mano a Melo. Y encima Barraza dio 5 minutos, que fueron 6 por la caída de Navas, y justo en el sexto minuto, Tissera de nuevo sentenció el partido, y ¿la serie? Por antecedentes de unos y otros parece cosa juzgada, pero en el fútbol todo puede pasar, aunque que Chicago de vuelta la serie parece algo que depende más de lo místico que de lo futbolístico.
El local salió decidido y se llevó puesto al "Torito" en los primeros quince. Con Castro intratable jugando por todo el frente, con Asenjo jugando bien de espaldas y con Imperiale saliendo del doble cinco para ser un punta más. Iban los laterales, y solamente por las dudas de Zules sufría en el fondo. Cuando Chicago empezaba a salir, llegó el golazo de Asenjo después de una buena jugada personal. Pudo haber cerrado la historia después del 1-0 porque el rival quedó tumbado, pero le dio vida y Chicago volvió al partido y allí Aracena le tapó dos veces el empate. Y cerca del final del primer tiempo, cuando el mendocino volvió a dominar el trámite, llegó el empate. Gran pase de Soto al vacío rompiendo líneas, picó al espacio Orfano y definió con clase. 1-1 que parecía corto para el local y demasiado para el visitante que realmente había jugado mal, sin juego y con los puntas lejos de sus compañeros.

En el complemento el de Mataderos se paró cinco metros más arriba para no jugar tan cerca de Silva, el mejor del visitante. Soto se agrandó después de la asistencia y le dio salida al equipo, todo lo contrario de Teijo que escasas veces acertó a un compañero en un pase y su desorden complicó a los centrales. Y cuando poco pasaba, apareció Barraza, que hasta ese momento había pasado inadvertido. Insólito penal cobrado de Vivas sobre Asenjo, cuando el lateral claramente tocó la pelota y encima el penal fantasma fue afuera del área. Doble error para Julio, que siempre tiene un as bajo la manga. Castro no sintió culpas y lo cambió por gol. Quedó enloquecido y fuera de sí Chicago, nervioso y descontrolado. Independiente pudo haber aprovechado esa locura rival pero se topó con Silva.
Los cambios le dieron vida y aire a Chicago. La visita empezó a presionar y a meter al dueño de casa en un arco. Y allí lo antes contado. Goles errado, mala defensa, golpe, KO, debilidad, aprovechamiento total de situaciones, estallido en las tribunas. Resúmen: 4-1. Exagerado, muy amplio, pero real. Tan real como las serias chances de que Independiente haya sellado el pase a semis esta misma tarde sin la revancha. Peeero...siempre en el fútbol hay vida, y más cuando del otro lado hay uno que lo mataron mil veces y resucitó mil una.

SINTESIS

INDEPENDIENTE RIVADAVIA (4): Cristian Aracena(c); Julián Navas, Yair Marín, Jorge Zules Caicedo, Nicolás Dematei; Luciano Sánchez, Santiago Úbeda, Daniel Imperiale (81, Ignacio Irañeta), Pablo Palacio (60, Nicolás Quiroga); Federico Castro (72, Matías Tissera) y Mauricio Asenjo. DT: Gabriel Gómez.
Suplentes: Joaquín Mattalia, Juan Manuel Barrera, Federico Guerra y Cristian Lucero.

NUEVA CHICAGO (1): Agustín Silva(c); Gonzalo Vivas, Jonathan Fleita, Adrián González, Diego Martínez; Federico Presedo (62, Christian Gómez), Leandro Teijo (74, Facundo Mater), Almir Soto Maldonado, Esteban Orfano; Alejandro Melo y Nicolás Franco (66, Juan Ignacio Sánchez Sotelo). DT: Walter Perazzo.
Suplentes: Alan Minaglia, Juan Cruz Monteagudo, David Achucarro y Gonzalo Miceli.

GOLES: (23) Mauricio Asenjo (IR), (38) Esteban Orfano (NCH), (49) Federico Castro -p- (IR) y (77) y (96) Matías Tissera (IR).

AMONESTADOS: Teijo y Soto Maldonado (NCH).

EXPULSADOS: No hubo.

INCIDENCIAS: No hubo.

LA FIGURA: Mauricio Asenjo (IR).

ARBITRO: Julio Barraza (mal).

ASISTENTES: Manuel Sánchez y Walter Ferreyra.

CUARTO ARBITRO: Gerardo Méndez Cedro.

ESTADIO: Juan Bautista Gargantini.

CAMPO DE JUEGO: Regular.

Clubes relacionados...
Independiente Rivadavia
Nueva Chicago