Primera B - TALLERES DE REMEDIOS DE ESCALADA

"Me podrían haber anticipado, pero no guardo rencor con nadie"

Fuente:

Uno de los emblemas y capitán de Talleres dialogó con Deportes del Sur sobre su salida del club. Aseguró que no está enojado, pero que no se lo esperaba y le causa tristeza por todo lo vivido en el club. "El fútbol es así", asumió.

Mauro Marrone es sinónimo de Talleres de Escalada. Realizó todas las divisiones inferiores en el club, tuvo su primera etapa como futbolista profesional en el período 2002-2009, luego pasó por Almirante Brown, el fútbol boliviano y Atlanta. En 2017 decidió pegar la vuelta al club que lo vio nacer, pero le acaban de dar la dura noticia de que ya no continuará vistiendo la camiseta albirroja en la próxima temporada (2019-2020).

Sobre ello, el volante, de 32 años, expresó: "Me siento triste. Primero, porque es una situación que a ninguno le gusta vivir, menos en el club donde se crió. Nadie esperaba esta campaña, yo siempre quise dar lo mejor dentro de la cancha y fuera también. Parte de la Comisión Directiva me dio la noticia, es feo. Si bien el torneo no fue el esperado, de ahí a no continuar es triste, pero bueno, uno es profesional y estas cosas las tiene que asumir, aunque no comparta la decisión".

Asimismo, explicó por qué no se veía fuera del club, a pesar de que en los últimos partidos no le había tocado ser titular. En ese sentido, se explayó: "Cuando uno ve que las cosas no vienen bien, siempre está el temor. Para lo que fue armado el plantel, no cumplimos ninguna expectativa. Uno es profesional y ve cómo viene la mano. Cuando no se viene bien, se apunta a los referentes. Durante el año tuvimos charlas, pero nadie me anticipó. No pido trato especial porque soy uno más. Me dio tristeza por los sentimientos que tengo hacia el club. En las charlas previas de la semana nadie me anticipó nada. Soy quizás uno de los referentes del plantel, me hago cargo de todos los rendimientos que tuve en el campeonato. Para mí había un abismo para irme, pero se achicó cuando me lo comunicaron."

Además, manifestó: "Yo me siento igual que otros jugadores que les dijeron que no iban a continuar. El trato con los dirigentes siempre fue cordial, eran como mi familia, hablábamos cosas que nada que ver con el club. La institución había crecido mucho cuando me fui. Intenté estar con los chicos, hablar para que esté mejor la concentración. Es mi casa. Como le dije a mucha gente que me llamó, yo puedo estar en desacuerdo con gente que está adentro, pero mi sentimiento no va a cambiar nunca, me podrían haber anticipado algo, pero no hay que culpar a nadie, no tomo reproche con ninguno."

Por otra parte, contó que hubo charlas con la dirigencia pero que no se imaginaba este final: "Con Alejandro (Freije) hablamos de todo, de mi familia, la de él. Antes que se vaya Gustavo (Noto) yo veía cambios, lo adjudicaba a la mala campaña. Creo que fue la peor campaña que hizo el club en los últimos años. Si los resultados no se dan, pasa esto de que se vaya el 80 o 90 por ciento del plantel. Si bien fui los últimos partidos al banco de suplentes, nunca me quejé. Me podrían haber comunicado de otra manera, yo no me manejo así, voy de frente, las cosas hay que decirlas de frente. No estoy enojado, sólo triste", reconoció.

También, destacó que la responsabilidad de la mala campaña es compartida: "No me imaginaba esta situación. La mala campaña la teníamos que pagar entre todos. Los dirigentes no eligieron a los jugadores correctos, no afrontaron las condiciones necesarias para afrontar un torneo de la Primera B Metropolitana. Me duele más por los sentimientos que tengo por el club. Si alguno me dice ‘fuiste un desastre y no quiero que sigas’, no hay mucha vuelta que darle, lo entiendo porque se habla deportivamente. Los últimos dos partidos hubo jugadores que estuvieron en la lista y ya ni entrenaban".

"Pensé que, como me dijo Javier Gómez, él optaba por otras alternativas. Le puse el pecho, fui al banco, no hice ningún escándalo, son decisiones y hay que aceptarlas. Se dio así, sabía que no iba a ingresar, veía la situación como estaba, no me la veía venir. Con la experiencia que tengo, algo palpás. Como hablé con los dirigentes, esto no lo pensé, si a los chicos les faltaba algo, yo hablaba por ellos. No hay que dar muchas vueltas, fue un mal año en lo deportivo, hay que esperar otra opción de trabajo", asimiló.

Decisiones entre un año y otro

Al término de la temporada 2018-2019, el equipo conducido por Daniel Vicentín había clasificado al reducido luego de hacer una gran campaña. En ese momento, la dirigencia le ofreció a Marrone renovar su contrato y él lo recordó: "El año pasado, cuando tuvimos la suerte de clasificar al reducido, me junté con Freije y me dijo que antes que termine el contrato, ellos ya querían renovar por la situación en la que estábamos. Mi carrera estaba en lo deportivo bien y ellos hicieron el esfuerzo, hubo ofertas de la misma categoría y yo las rechacé, y este año fui franco en el receso pasado. Si había opciones, esperaba que se manejen de la misma manera. El duelo ya pasó, hay que afrontar la situación, esperemos que aparezca algo, alguna oportunidad de trabajo para tranquilizarme y darle un bienestar a mi familia", sostuvo.

Asimismo, dio sus motivos acerca de por qué no funcionó el equipo en el último campeonato: "Primero, porque es muy difícil comparar e igualar la campaña que habíamos hecho antes porque se fueron jugadores de jerarquía y vinieron otros, es muy difícil congeniar un grupo en tan poco tiempo. Vinieron jugadores de mucha trayectoria, quizás no se conformó un gran plantel como se había formado el torneo anterior, jugadores de renombre pero con poca actividad que se notó, y en esta categoría se siente mucho. Derrota tras derrota nos fuimos cayendo, no pudimos reponernos ni en lo psicológico ni en lo mental", lamentó.

La decisión de la dirigencia y su futuro

A pesar de no haberle gustado la decisión de no continuar en el club, aseguró que la respeta: "Entiendo que es así el fútbol, traición para nada. Muy lejos de eso, no lo sentí así, yo pienso que tenía la mejor relación. Los hechos también te van mostrando cómo son las personas, me hubiera gustado que sean más francos y seguir adelante. Ahora soy el peor y el año pasado me decían que me quede. Me duele por ser Talleres, pero ya está", asumió.

Por último, remarcó: "La verdad que veo muy difícil retirarme en Talleres, hoy no lo veo, con el tiempo se verá. Por suerte y gracias a Dios, hay gente que se puso en contacto conmigo y para estar al lado mío. Eso lo valoro mucho, trabajo voy a tener. Todavía no terminaron los torneos y voy a ver las mejores opciones. Estoy tranquilo, siempre me manejé bien, pero hay que analizar en este receso y ver qué es lo mejor para el futuro."