Primera Nacional - NUEVA CHICAGO

Una formación perfecta...en salida

nueva chicago, mataderos, torito, esmerado, de paoli, cata diaz, silva
Foto por:

Chicago rompió el mercado de verano...pero a la inversa. Por ahora no llegó nadie pero ya rescindieron 11 jugadores que arman un equipo con formación perfecta. Sólo resta que confirme su salida Nelle y llegarán a 12. Todos, menos Silva, llegaron en el mercado fuerte de mitad de año a pedido de Gastón Esmerado sin la supervisión necesaria de los dirigentes. El lunes comienza la pretemporada y De Paoli ahora espera por refuerzos para salir del descenso.

El vestuarista de turno tiene la formación confirmada. Abre el handy y llama al relator del día, "Chicago tiene los once confirmados". El que maneja la transmisión le da el OK, y el vestuarista comienza, "En el arco, Agustín Silva; línea de fondo Rodrigo Izco, Cata Díaz, Gonzalo Menéndez y César More; en el medio, Alvaro Pavón, a sus costados, el uruguayo Matías Santos y Leonardo Baima; arriba, por afuera, Aldo Araujo y Mágico González; y como referente de área, Federico Vasilchik".
Tranquilamente esta situación pudo y podría darse en cualquier partido que juegue Chicago, de hecho ningún jugador improvisa puesto, es más, hasta podría jugar 4-4-2, retrocediendo algún delantero por afuera. Pero, lamentablemente esta formación perfecta, está conformada por los jugadores que rescindieron contrato y dejaron de ser futbolistas del "Torito". Y a esta lista se sumará Saúl Nelle, que será el jugador nro 12, aunque seguro entra al equipo en el medio en reemplazo de Santos que vivió lesionado.
Este jueves comenzando el año se anotaron en la lista Leo Baima (arregló en Platense y eso ayudó a la negociación) y quizás el más difícil, Agustín Silva. El arquero tenía un buen contrato y arreglar su salida no era fácil, pero seguramente el portero tendrá arreglada la llegada a otro club y eso facilitó su salida, pero claro, pocos necesitan un arquero y pocos estarían dispuestos a pagar lo que ganaba en Mataderos.
Justamente el "Gori" Silva, cuyo rendimiento no estuvo en duda, es el único de los 11 (12 si anotamos a Nelle) que no llegó en el mercado fuerte de Junio / Julio, donde se arma el equipo. Todos los demás fueron parte de los 16 que llegaron, sólo se salvaron Trovento, Asenjo, Horacio Martínez y Viola; más Rodrigo Tapia que llegó a mediados de campeonato por la lesión de Fleita. Es decir que de 15 originalmente "refuerzos", 11 se van sin pena, sin gloria, por la puerta de atrás y duramente cuestionados; ellos, Esmerado que los trajo uno por uno, y los dirigentes que entregaron la llave del club y sin revisión, firmaron con todos los que el DT (ahora en Almagro) pidió, en algunos casos segunda o tercera opción, en otros primera.
Puede fallar un mercado, se puede traer un jugador que a todos convenza, pero después no rinde. El punto es que la gran mayoría llegó con muchos peros, o por lesiones acumuladas, o por inactividad larga, o porque en ese puesto no hacía falta. Repasemos.

Agustín Silva: El arquero fue sin dudas el mejor en su puesto el torneo pasado, clave para que el equipo de Perazzo pelee el campeonato. Desde que terminó el torneo anterior mostró sus pocas ganas de seguir, pero ante la falta de ofertas, volvió a firmar contrato para alegría de todos. Pero nuevamente sus ganas de emigrar por diversas cuestiones internas del club, pesaron mucho para que se llegue a este final. Aún no se sabe su futuro.

Rodrigo Izco: No es lo pedido, diría una profesora ante una mala respuesta. El lateral llegó pocos días antes del comienzo del torneo casi que sólo para jugar un partido, el primero ante Morón. ¿Por qué? Vivas estaba suspendido. El tema que en ese puesto, Chicago tiene a Cosi, Lorenzo, Curima, todos chicos probados ya en Primera y que por un partido podrían haber jugado. Encima no aprovechó su chance y fue de lo peor del equipo cada vez que jugó. Jugará en Estudiantes de San Luis, en el Federal A.

Cata Díaz: Llegó como incógnita, no por su reconocida capacidad sino por la inactividad y su edad, 40 años. Fue de mayor a menor, mostró fastidio y ganas de irse por situaciones vividas pero lamentablemente eso lo trasladó al campo de juego. Rescindió una fecha antes, no saludó a todos sus compañeros ni tampoco al DT. Se retiró del fútbol y trabajará en Boca.

Gonzalo Menéndez: 100% puro Esmerado. Un desconocido para el fútbol argentino con breve paso por Arsenal y Deportivo Merlo. Justamente en Arsenal coincidió con Esmerado y con Hirsig, representante del DT. Llegó de Paraguay y apenas jugó dos partidos. Tiene un récord difícil de superar, 4 desgarros en 5 meses. Aún no se sabe su futuro.

César More: El tucumano llegó de San Jorge tras la final perdida ante Alvarado, recordada por la suspensión por sentada de los jugadores tucumanos. Sabiendo que tenía que purgar fechas de suspensión llegó igual. Nunca se adaptó, no sólo al equipo, sino tampoco al grupo (sus compañeros no ayudaron), a Buenos Aires y al club. Seguirá su carrera en el Federal A, en Douglas Haig.

Alvaro Pavón: Situación muy parecida a More, también llegó de San Jorge, en una posición muy poblada, con fechas de suspensión, y tampoco se adaptó. No anduvo mal en sus primeros minutos pero después se lo notó falto de confianza. No dio la talla. Aún no firmó en otro equipo.

Matías Santos: Quizás el caso testigo de lo que fue el mercado nefasto de Esmerado y Chicago. El uruguayo cruzó el charco y llegó con varios meses de inactividad por sendas lesiones de rodilla. Se hizo la revisión como todos pero no la superó. Pero a diferencia de otros casos del fútbol argentino donde no superaron la revisión pero por problemas crónicos y se apostaba a que no volviera a sufrir; aquí el informe médico fue categórico, en cuatro carillas detallaron por qué no debía ser contratado. Firmó igual, estuvo desgarrado, con problemas musculares, jugó un tiempo ante Ferro y después se resintió la rodilla. Fue operado y al momento de rescindir estaba en pleno proceso de recuperación. Volvió a Uruguay.

Leonardo Baima: Llegó libre de Chacarita, como tercera opción a un mediocampista zurdo con características de ataque. El tema que si bien es zurdo de buen manejo, no es el clásico zurdo que hace la banda, ni siquiera pisa el área. Pero su excelente pegada y su técnica lo ayudaron los primeros partidos. Después, uno o el más resistido de la gente. Rescindió hoy y ya firmó con Platense.

Aldo Araujo: Una apuesta que salió mal. El ex Talleres explotó en la T años atrás y fue un gran proyecto. Sus calidades y cualidades están fuera de discusión. Pero su problema son las lesiones. En dos años casi no jugó en Córdoba debido a eso. En el primer partido se desgarró a los 20 minutos. Volvió y se volvió a lesionar antes del PT, la cabeza le juega una mala pasada, entra con miedo a lesionarse, y le pasa. Rescindió a mitad de torneo, volvió a Talleres que lo cedió a Sportivo Belgrano.

Mágico González: Otra apuesta fallida. Fue el mejor de la (pésima) pretemporada. El mendocino irrumpió en Maipú y descolló en una Copa Argentina con apenas 18 años. Lo compró San Lorenzo, pero en Boedo no tuvo chances en dos años (por algo habrá sido). Llegó a Chicago y a la hora de los papeles, la magia no apareció ni en una ráfaga de 5 minutos. Muchas chances, poco resultado. San Lorenzo lo volvió a prestar a Gimnasia de Mendoza, donde quizás, en su provincia rinda mejor.

Federico Vasilchik. Otra de las apuestas (de 27 años) locas de Esmerado. El alto delantero llegó de Ferro de Gral. Pico de La Pampa, después de unos aceptables 4 meses en el Federal, pero sin fijarse que sus años anteriores no habían sido buenos. Sólo jugó unos pocos minutos la segunda fecha ante Temperley, ni su altura sedujo para que los dos entrenadores que tuvo el "Torito" en el torneo, lo tuvieran en cuenta. Se fue sin que nadie lo supiera. Ahora jugará en el Sliema Wanderers Football Club de la Premier League de Malta.

Saúl Nelle: Con la salvedad que aún firmó su salida, Nelle está en la lista de prescindibles de De Paoli. En estos días está negociando con otro club para saltar de silla en silla, sino se quedará sin ser tenido en cuenta. Quizás el refuerzo de más trayectoria en la categoría. A préstamo de Independiente, jugó en Los Andes, Defensores de Belgrano y Almagro. Llegó como volante central, su posición, pero una posición plagada de jugadores. Su bajo rendimiento lo hizo salir del equipo hasta que con la llegada de De Paoli, se hizo central ante la ausencia de defensores (llegaron 16 jugadores y ante la lesión del primer central no había suplente). En la cueva pasó más desapercibido que en el medio, pero cuando fue protagonista, fue el malo de la película. Castigado por los hinchas, su paso por el club fue malo, como el de la mayoría de sus compañeros.

Faltan tres días para que comience la pretemporada y recién ahora se terminan las rescisiones. Ahora, sobre la hora, irán en búsqueda de los tres nombres para reforzar el equipo que pidió De Paoli, un central, uno por afuera y un creativo. Pero, ¿quién se hace cargo del mercado anterior? Un caso sin precedentes, 11 de 15 refuerzos se van a mitad de torneo. Esmerado, artífice fundamental, trabaja en Almagro sin problemas; los dirigentes, cómplices por omisión y descuido de estas firmas, son cuestionados por los socios y los hinchas. ¿Habrá cosecha tras la depuración de la maleza? ¿Podrá De Paoli sacar en este contexto a Chicago del fondo o pagará con su puesto ante los primeros traspié? El día de Reyes, comienza la ilusión en Mataderos, al menos se quedan Pitu González y Axel Juárez.