Primera B - LOS ANDES

20 años no es nada

Los Andes, Lomas de Zamora, Ascenso, 20 años, Milrayitas

El 16 de julio del 2000, Los Andes igualaba con Quilmes 1-1 en el estadio Centenario y volvía a Primera División luego de 29 años.

Darío Sala; Andrés Bressán, Gabriel Lobos, Marcelo Moya; Germán Noce, Mauricio Levato, Sebastián Salomón, Carlos Arce; Orlando Romero; Felipe Desagastizabal y Rubén Ferrer. El 11 que eligió el gran Jorge Ginarte para la gran final.


Luego de realizar un gran torneo y de perder la chance de jugar por el ascenso directo frente a Huracán contra el mismísimo Quilmes, el Mil Rayitas viajaba a la casa del Cervecero para cerrar un año histórico.


Tras jugar el torneo reducido y dejar en el camino a Independiente de Mendoza, Almagro y a Banfield ganando el verdadero clásico del siglo en las semifinales, el destino le dió la revancha al pueblo de Lomas que se dirigió al estadio Centenario con una ventaja de dos goles por los tantos de Ferrer y Arce en el partido jugado de ida.


Una tarde fría en el sur del Gran Buenos Aires. Gabriel Nasta, estandarte del equipo de Ginarte, se perdió la final por suspensión. La tribuna visitante desbordaba de hinchas de Los Andes que acariciaban el título incluso después de que el Pirata Czornomaz marcara de penal el 1-0 para el equipo de Rezza.


Ese fue el único tanto en el reducido que sufrió Darío Sala. Figura e ícono histórico de este equipo. En el complemento el equipo no pasó sobresaltos y a poco del final Fabio Pieters, "Pasó como Perico por su casa" (diría Walter Nelson) y definió bárbaro de cara al arco de la tribuna local.


A falta de pocos minutos, por disturbios en la parcialidad de Quilmes, el partido se suspendió y el festejo se desató en todo el pueblo lomense.


A las miles de almas que se encontraban en el Centenario se le sumaron otras miles más para colmar todo el Estadio Eduardo Gallardon, no solo en las tribunas sino también en el campo de juego.


El autobomba llegó al estadio con los jugadores. La gente se subió hasta dejarlo estancado en la Tierra. Los hinchas levantaron en andas a los jugadores para dar la tan ansiada vuelta olímpica. Ese plantel dejó una marca en todo Lomas De Zamora que aún hoy veinte años después sigue vigente.


Quién dijo que veinte años no es nada? Los Andes Volver"A".