Primera Nacional - RECUERDOS HISTÓRICOS

Mario Lobo: "No existe nada para comprar este sentimiento"

RECUERDOS HISTÓRICOS, LOBO, GIMNASIA DE JUJUY, FERRARO, ROSAS, GUERRERO, IGNACIO

Con toda su emoción y su amor por Gimnasia de Jujuy, Mario Humberto Lobo, máximo goleador del Lobo, recordó su gran historia en el Lobo, los momentos vividos y todo lo que le tocó compartir con la gente. Además, subrayó que, junto a Francisco Ferraro, los dirigentes y los jugadores, pusieron "de pie a una provincia". Además, recordó el trío formado con el 'Chato' Rosas y el 'Negro' Guerrero, quienes se conocían de memoria. Lobo se mostró orgulloso de que su hijo, Ignacio, juegue en Gimnasia y finalmente, le mandó un gran saludo a los hinchas del Lobo Jujeño, por los mensajes que recibe y el afecto





Cuando se piensa en Gimnasia de Jujuy, es difícil que venga a la cabeza el nombre de Mario Humberto Lobo, goleador histórico del Lobo, con 46 goles y algunos en canchas importantes, como la Bombonera, el Monumental y el Nuevo Gasómetro. También convirtió en el clásico de Avellaneda, con la casaca de Independiente.

El delantero empezó jugando en el Club Policial, que disputaba el torneo local, y, luego de tener que hacer el Servicio Militar Obligatorio, llegó a Gimnasia de Jujuy, porque era hincha del Lobo y porque la oferta era más alta que la de Atlético Ledesma, en 1985. Dos años después llegó a Independiente, donde tuvo dos ciclos, porque en el medio estuvo en Sporting Cristal. En 1992 volvió a Gimnasia de Jujuy y tras cuatro años, emigró a Chile para jugar en Santiago Wanderers. En 1997 comenzó su tercer período en Gimnasia y en 2000 llegó a Chacarita. Tras un paso por Atlético Tucumán, vivió su cuarto y último proceso en el Lobo y finalmente, se retiró con la casaca de Altos Hornos Zapla en 2005.

En charla con Mundo Ascenso, Mario Humberto Lobo apeló a su memoria: "La verdad que tengo muchos recuerdos, pero creo que lo máximo que viví de la mano de Pancho (Ferraro), con un grupo de jugadores y dirigentes que la verdad que pusimos de pie a una provincia. Muchas cosas emotivas para mí porque la verdad que no me voy a olvidar jamás, me llevaré a otra vida cada uno de los momentos vividos y todo lo que nos tocó jugar y compartir con la gente. No existe nada para comprar este sentimiento"

"Me acuerdo de que habíamos armado un equipo para no trasladarnos de Jujuy. Aparte eran viajes en colectivo. Era una especie de filial en Luján, que jugaba los partidos en Buenos Aires. Con Vélez fue en el año 98-99, que salimos cuartos en ese torneo que hicimos una gran campaña", agregó

Sus goles más importantes: "Te voy a decir dos, pero son goles de la vida. Uno se llama Joaquín y el otro, Ignacio. Después tengo goles importantísimos. Son importantes los goles para ascender con Chacarita, que le ganamos acá 3 a 1, que hago el primer gol de tiro libre para ascender al Nacional B. Y el año siguiente el primer partido jugamos en Santa Fe con Unión y ganamos 1 a 0. A los 37 segundos me tocó hacer el gol. Después los goles a los grandes, a Independiente, a Boca. Tengo la suerte de que en la primera vez que Gimnasia le gana en el Monumental a River hago el gol yo. Eso fue en el año 95 el 30 de abril. Ahora en abril me hicieron una nota de un prestigioso diario de Buenos Aires y se acordaban de ese gol. Todos los años me mandan el video del gol, gente, amigos, periodistas. Esos goles, a Boca, a River, a Independiente. Creo que San Lorenzo es uno de los equipos a los que más goles le hice, igual que a Colón. El Cabezón Ruggeri en el año 2016 en Tucumán fue a jugar el Showball, que estaba Mancuso y Navarro Montoya, me dice que yo le cagué el campeonato cuando le ganamos 3 a 2 en cancha de San Lorenzo y yo hice dos goles. Tengo muchos goles importantes. El primero que hice cuando empecé a jugar en Gimnasia no me acuerdo cuándo fue, pero creo que fue el más importante por las lágrimas de mi viejo y mi vieja. No me olvido más"

Luego comentó su presente: "Estoy en San Salvador con mis hijos. Ignacio firma el lunes su contrato con Gimnasia. Es el más chico, 24 años. Estoy trabajando en la municipalidad de San Salvador. Estuve como director de deportes desde 2007 al 2013 y después estuve como coordinador deportivo desde el principio y ahora estoy como asesor deportivo. Ahora cambió la Comisión. Yo no tenía buena relación con la otra Comisión y mi hijo se tuvo que ir cuando tenía la edad para firmar el primer contrato por las diferencias que había. Ahora volví al club y estoy como imagen del club"

Además, describió la situación de Gimnasia: "Se fue Ulloa y después entró Yecora, que eran primos, y manejaban el club como decía Ulloa. En el 2011, que fue la Copa América, remodelaron el estadio y Ulloa, cuando fue la inauguración, nombraba a la presidenta de la Nación, a Grondona, al gobernador de la Provincia como socios honorarios porque al club no le salía un peso y tres años después venden la sede porque debían 14 millones de pesos. Entonces yo salí a decirles de todo. Como tienen cola de paja, no dicen nada y eso le costó a mi hijo tener que irse. Desde los 15 años que estaba jugando en la Primera local y era el goleador de la Liga. El técnico le decía que no jugara en la local, que lo iba a llevar al banco y no lo llevaba. Empezaron a pasar cosas que era mejor olvidarlas"

Su hijo, Ignacio, juega en Gimnasia y eso hace feliz al gran goleador histórico: "No te imaginas la felicidad. Ahora estamos comiendo un asado. Mañana descansa. Empezaron a entrenar el miércoles. La felicidad que tiene mi hijo. Era su sueño de toda la vida. No me olvido cuando me fui a Chacarita en el 2000. Ahora estoy separado hace nueve años, pero en ese momento cuando no jugábamos o teníamos día libre, nos íbamos al shopping. Vivíamos a la vuelta de la Galería Pacífico y por ahí venía el de la revistería o el del kiosco y nos decía cuándo volvés a Independiente, cuándo venís a Racing o vos tenés que jugar en Boca. Una vez fuimos al Unicenter, andábamos con mi hijo caminando, venía gente de Mendoza o de Ushuaia con filmadoras o cámaras de foto y me decían '¿Nos podemos sacar una foto?' Y mi hijo, Nacho, el que va a jugar en Gimnasia, tenía tres años y me decía 'Papa ¿Por qué la gente te conoce?' Y lo único que me salió decirle 'me ven en la televisión' Con sus tres años, sabía todo, miraba el fútbol y yo le hablaba del fútbol mundial. Él conoce todo, sabe todo y su vida es Gimnasia. Él ama Gimnasia, empezó en la escuela de fútbol de Gimnasia a los cinco años y hasta los 18 años, en la Primera local, que se terminó yendo, no por voluntad de él. Es tan grande el negocio del fútbol, que tenés dirigentes que priorizan sus intereses personales por los intereses del club"

"El orgullo de tener a mis hijos y hoy estar disfrutando con ellos comiendo un asado. De esta cuarentena lo que más rescato es el hecho de haber reencontrado, conviviendo con ellos, pasando momentos", añadió

¿Quién fue tu socio ideal?
"Con todos. Con Jairo, los últimos tiempos en Gimnasia. Con Piaggio, también, pero, desde el primer Nacional B, con el Chato Rosas y el Negro Guerrero nos conocíamos de memoria. El negro jugaba de wing derecho, yo de wing izquierdo y el chato jugaba de enganche. Nos conocíamos de memoria, hablábamos mucho y quedábamos en que uno desborda y uno tiene que picar al primer palo. Nos cansamos de hacer goles"

Luego de recordar los dos goles a Boca en la Bombonera, contó el empate ante Racing jugando para Independiente con mayoría de pibes: "Sí, sí, entré en el segundo tiempo. Centro, yo entraba por derecha, le pegué, pegó en el travesaño, bajó en el ángulo. Un golazo. Ese día me gané el viaje porque jugábamos la Copa en Colombia con Nacional de Medellín. Jugamos el domingo y el lunes o martes a la mañana viajamos a Colombia. Con el Indio, un técnico bárbaro"

Por último mandó un sentido saludo: "A todos los hinchas de Gimnasia, de todo el país, porque yo siempre recibo mensajes"