Copa Argentina - DOUGLAS HAIG 2 (4) VS. DEPRO 1 (2)

Los chicos están borrachos

DouglasHaig; Depro; CopaArgentina
Fuente:
Foto por:

Los pibes de Douglas siguen embriagados de alegría, y guiados por los grandes este martes por la noche hicieron fondo blanco ante Defensores de Pronunciamiento en el Miguel Morales, a quien derrotaron 2 a 1, y así pasaron al cuadro principal de la Copa Argentina. Con goles de González y el juvenil Cabello-Estigarribia lo empató transitoriamente-, el rojinegro continúa su racha victoriosa en lo que va del 2018, y sus muchachos se encuentran con sed de revancha, por eso festejaron de cara a su gente con un sorbo de satisfacción.

Una Copa más, o mejor dicho una fase más en esta competencia que no es prioridad en el mundo Douglas, y no va a paliar el dolor de no clasificar a la zona campeonato del Federal A, pero sí sirve para dejar varios mensajes, como por ejemplo el más importante que es la aparición furiosa de estos pibes que emborrachan de emoción.

Ante tantas bajas y sumado a los escasos recursos que el club posee en la actualidad para traer refuerzos, Sergio Giovagnoli ni se inmutó, ya que considera a los juveniles piezas importantes, y la apuesta por ellos le está dando sus frutos, al menos en este comienzo de año, en el que el rojinegro transita invicto.

Este martes por la noche, los purretes, guiados por los grandes del plantel, vencieron al siempre complicado Defensores de Pronunciamiento 2 a 1 y sortearon otro obstáculo de la competencia, y de esta manera entraron al cuadro principal, en el que el rival puede llegar a ser un equipo de Primera División.

El encuentro fue chato, nada lujoso para la vista del público. Sin embargo, eso fue beneficio en el local, que esperó el momento justo y le asestó los golpes letales a un oponente que otra vez viajó en la misma jornada, y a pesar de que apeló a la rotación de sus players, en cierto instante demostró el cansancio.

En la primera etapa, los de norte bonaerense contaron con un intratable Arismendi, que fue una pesadilla para el adversario en toda la serie-fue el asistidor de los dos festejos en la ida-, y en este match desbordó cuantas veces quiso por la izquierda, tal sucedió a los 18' con un centro rasante que Pereira no pudo conectar debajo del arco.

Mientras que la visita exhibió un papel tibio del medio hacia arriba, debido a que su entrenador, Hernán Orcellet, eligió un once prácticamente sin delanteros, porque Brian Reyes, Meyer y Bravo son habilidosos y desequilibrantes en el uno versus uno, aunque no son puntas ideales para lidiar contra una defensa tan férrea, y por eso la única aproximación fue una comba de este último que casi se le mete a Barucco, que respondió con un manotazo al córner.

En el complemento el partido fue más intenso. El Depro fue obligado a buscar el triunfo, se adelantó en el terreno, y fue empujando al "Milan de Pergamino" a su campo, razón por la cual a los 11' se encontró ahí nomás del primer grito, cuando Loaiza recogió un rebote de un tiro de esquina fuera del área y con un derechazo bien direccionado hizo revolcar a Barucco que tapó magistralmente.

Y en ese lapso de supremacía del Azulgrana, arribó el 1 a 0 en el dueño de casa. El arquero Morales intentó salir jugando con una gambeta en su hábitat, Martínez lo apuró y le robó la pelota, la que le quedó servida a González para disparar a la red y desatar la algarabía en los simpatizantes.

A partir de allí los del DT rosarino se tranquilizaron. Con el score a su favor, la llave cuasi definida y un enemigo abatido que acusó el impacto del tanto, el cotejo se apaciguó en el ritmo de tal manera que por Anívole, con un zurdazo de mitad de cancha que se fue a centímetros del ángulo, y después Martínez en un cara a cara que despejó Morales, la ventaja estuvo a punto de estirarse.

No obstante, la historia tuvo un capítulo inesperado. Con Estigarribia en el rectángulo, los entrerrianos ganaron mayor presencia en ataque, y en 43' el recién ingresado de cabeza la envió a las mallas de Barucco, colocó incertidumbre en el marcador y también sufrimiento en los hinchas, que por poco se infartan, con una acción del goleador en soledad a los 46', quien recibió sin marcas un pelotazo largo, dominó la redonda y definió desviado.

Empero a los 48' se terminó la angustia. Martínez fue a pelear un balón con el golero Morales, y la bola fue a parar al botín derecho de Cabello, que en la medialuna sacó un remate certero que se incrustó abajo, pegado al poste diestro, y decretó el 2 a 1 inamovible.

Fue final y alegría desaforada en estos chicos que maduran día a día, y encolumnados por los de más experiencia, continúan brindando por un presente victorioso e invicto en lo que va de este 2018, y la síntesis de ello es el regalo que le entregaron a sus fieles seguidores, con los que se marcharon cantando alambrado de por medio.

Síntesis:

Douglas: Barucco; Santángelo, Frágola, Flores, Henry; Pereira, Britos, Anívole, Arismendi; Martínez y González. DT: Sergio Giovagnoli. Suplentes: Moretti, Marcolongo, Londero y Cejas.

Defensores P: Morales; Loaiza, Valente, Perrón, Suárez; Ramírez, Rizzo, Cardozo, Bravo; Meyer y B. Reyes. DT: Hernán Orcellet. Suplentes: Blanchet, Valenzuela, Ardetti y Chitero.

Cambios: Franco, Duma y Cabello, por Pereira, Arismendi y Anívole (DH). Laureiro, Estigarribia y F. Reyes, por Rizzo, B. Reyes y Bravo (D).

Amonestados: Suárez, Ramírez y Laureiro (D).

Goles: ST 12' González (DH), 43' Estigarribia (D), 48' Cabello (DH).

Árbitro: Sebastián Mastrángelo, de Rosario.

Cancha: Miguel Morales.

Agradecimientos: Hugo Marina y Kike Gramajo.