Federal A - CIPOLLETTI

Dirigentes y jugadores de Cipolletti, unidos ante la crisis

Fuente:

Hay acuerdo en el Albinegro y las autoridades del club comienzan a achicar algunos gastos fijos en plena pandemia.

Un pacto para sobrevivir es lo que han establecido jugadores y dirigentes del Club Cipolletti. Pese a que no hay ninguna voz oficial que hable del fin de temporada en el Federal A, en La Visera ya nadie cree que volver a jugar sea una posibilidad para este plantel. En todo caso, habrá una medida de urgencia para definir los ascensos, pero el Albinegro está muy lejos de esto en cuanto a lo deportivo.

El fin de semana, cuando se conoció del decreto firmado por el gobierno para tramitar el "regreso a casa", que estuvo disponible desde el sábado hasta el martes a las 18, la comisión directiva albinegra les propuso a todos los foráneos que intentasen conseguirlo para poder irse a sus lugares de residencia.

Ninguno tuvo la suerte de ser aprobado y no pudieron avanzar. Más allá de esto, como Jorge Piñero da Silva tiene la posibilidad de irse a la casa de su hermano en Plottier, comenzó con la mudanza.

"A pesar de lo firmado hasta el 30 de junio, que el club nos prometió cumplir, yo confío y liberar el alquiler es una manera de ayudar, acepté. Sé lo complicado que está todo", resumió el delantero misionero.

"Mi señora había alcanzado a viajar antes de que se decretara el aislamiento, así que nos tocó vivirlo separados. Irme con mi hermano también me va a ayudar", reconoció el ex Deportivo Madryn.

Futuro
Con una dilatada trayectoria en las categorías del ascenso, Piñero da Silva no tiene dudas de que esta temporada está terminada. "Ya está, es cuestión de que lo anuncien, pero es imposible imaginar otra cosa", dijo.

Mañana, Manuel Berra llevará la voz de Cipo a la reunión de capitanes con Futbolistas Argentinos Agremiados, pero el pacto cipoleño se concretará en cuotas.

Trecco intentó volver a Ameghino
Nicolás Trecco es otro de los delanteros foráneos del Club Cipolletti que se quedó en la ciudad para cumplir con la premisa de aislarse en casa.

El bonaerense, oriundo de la ciudad de Ameghino, quedó en una encrucijada porque más allá del deseo de la familia por volver al pago y reencontrarse con los afectos, fueron conscientes de que allí ni siquiera hay casos sospechosos.

"Se nos hizo difícil. Igual, no pudimos acceder al permiso, estaba colapsado. Pero viviendo en un lugar de riesgo sanitario como Cipolletti, viajar a Ameghino donde ni siquiera hay un caso sospechoso... No me iban a dejar entrar", expresó el ex Alvarado de Mar del Plata.

Acompañado por su señora y su hija, dijo estar muy bien en Cipolletti, cumpliendo con el aislamiento correspondiente desde el mes de marzo.

Como el resto de sus compañeros, espera definiciones en cuanto a la temporada, pero también coincide en que volver a jugar por el certamen será muy complicado. Mientras tanto, continúa con las rutinas físicas que hace llegar el profe Luciano Giusti.

La casa del DT es la sede del club
Sergio Priseajniuc y su ayudante de campo Pablo Gavio estaban en un hotel que fue cerrado cuando se decretó el aislamiento.

Entonces, Cipo los destinó a un departamento por día a pocos metros del club y, al ver que la estadía se estiraba, tiró la propuesta.

"No tenía sentido el esfuerzo económico que estaban haciendo, le dije al presidente que nos mandara al albergue. Así fue y aquí estamos", dijo.