Primera C - GENERAL LAMADRID

Fabregat: "Estoy muy arrepentido de todo lo que dije"

GENERAL LAMADRID, PRIMERA C, FABREGAT, SERRANO, CARPINTERO

Eso reconoció Horacio Fabregat, DT de Lamadrid, luego de que circulara un audio en el que acusaba a Julio Serrano y Darío Carpintero de "manzanas podridas". El entrenador carcelero desmintió que esa charla haya sido con un barra y aseguró que no conoce a la barra y que nunca mandó a nadie a pegarle a los jugadores. Además, se arrepiento de lo dicho porque esos dos futbolistas no lo merecían. El DT volvió a pedir disculpas y afirmó que lo único que quiere es que el club de Devoto se salve del descenso



La última semana surgió un conflicto en General Lamadrid al circular un audio de Horacio Fabregat en el que el entrenador definía a Julio Serrano y a Darío Carpintero como "manzanas podridas". Después de que Serrano dijera en Mundo Ascenso que la voz era inconfundible y que, después de no hacerse cargo, Fabregat tuvo que reconocer que era él, el DT expresó, al aire en Radio La Red, minutos después: "Esto fue hace tres semanas más o menos. Yo no hablé con ningún barra, para que quede claro. La persona con la que estaba hablando no era barra de Lamadrid. No tengo el teléfono de ningún barra de Lamadrid. Hablé con una persona de Lamadrid, que me dio unas sensaciones de algo que él pensaba y yo contesté todo lo que no tendría que haber contestado. Estoy muy arrepentido de todo lo que dije. A Julio (Serrano) no lo conocía y con Carpintero nunca había trabajado. Fue apresurado todo lo que dije porque lo dije el mismo día que habíamos perdido con Italiano. El mismo día, sin haber trabajado, dije eso. En ningún momento fue con la intención de que vayan a pegar o a apretar a algún jugador porque no soy así. Ese mismo día, cuando terminó el partido con Alem, los chicos, Julio y Darío, dijeron que estaba el audio. Ahí reconocí que era yo el que había hablado. Julio pidió en ese momento que la persona que había hablado en el audio pida disculpas. Primero, no me di cuenta que había sido yo porque hacía una semana que había pasado, pero después cuando me mostraron el audio, dije 'sí, sí, fui yo'. Me pidieron que vaya y pida disculpas el lunes, después de haber presentado la renuncia por el error que había cometido. Fui, hablé con los treinta jugadores y les dije que estaba muy mal lo que había hablado, que no tendría que haber dicho nada y que les pedía disculpas a todos. Después de que ellos me habían pedido que no me vaya, fui, les pedí disculpas y obviamente, las disculpas están aceptadas"

"Era de confianza mía. Yo contesté algo y la verdad que me equivoqué. Lo digo, le pedí perdón a los jugadores. Yo respeto a los treinta jugadores. Algunos van a aceptar las disculpas y hay algunos que no. Entiendo el enojo de Julio (Serrano), entiendo el enojo de Darío (Carpintero), pero en ningún momento mandé a que le peguen a nadie ni lo voy a hacer porque no conozco a la barra de Lamadrid. Yo vivo en el medio de Libertad, donde está toda la barra de Midland y no tengo vínculo de la barra. Soy amigo de la gente, más que de lo que se puede decir la barra", contó

Serrano y Carpintero no están siendo titulares: "La decisión de que jueguen o no jueguen son decisiones técnicas, tácticas. Yo llegué y traté de buscar una idea, por ahí con otros dos jugadores en los puestos de ellos. También le tocó salir a Gastón (Monzón), que el partido con Italiano había jugado. Al otro partido le tocó atajar a Acosta. Algunos lo toman bien y otros lo toman mal. Esto es fútbol. Hay once que están contentos, siete, más o menos y doce que están muy calientes porque no van ni al banco"

¿Te ha pasado no tener diálogo con un jugador como te pasa ahora con Julio Serrano?
"Siempre tengo buena relación con los jugadores. Nunca me pasó esto y no esperaba que me pase. Recontra respeto el enojo de Julio (Serrano) y lo respeto como futbolista, pero que juegue o que vaya al banco, que le toque jugar o no son decisiones futbolísticas. Solamente eso. No tengo nada con nadie. Somos un cuerpo técnico laburante, que cuando no nos toca trabajar, vamos a la cancha a ver partidos para que se interesen en nosotros. Estuvimos en Midland hasta la fecha 10 u 11, donde me tocó irme y dos o tres fechas después me volvió a contratar Lamadrid. Todo lo que hago es por lo que nos pasa a todo el Cuerpo Técnico y a mí, que somos cuatro personas laburantes, nos pasa porque nos rompemos el culo todos los días y hacemos las cosas futbolísticamente todo lo que se puede y tratamos de equivocarnos lo menos posible. Le pedí disculpas a Julio, a Carpintero, a los treinta jugadores y hasta a la Comisión Directiva de Lamadrid, por lo que hice, que sé que fue un error. Me pasó por confiarme y lamentablemente me equivoqué. Nada más"

El término 'Manzana podrida': "Me duele haber nombrado a dos personas que no lo merecían y de todo lo que dije, me arrepiento. El día que le ganamos a Alem apareció el audio. No pude disfrutar de que le ganamos a Alem. La semana pasada perdimos con Excursionistas y nadie dijo nada. Hoy le ganamos a Victoriano Arenas y es la tercera radio que me llama. Yo fui a Lamadrid para tratar de mantener la categoría, hacer mi trabajo y no perjudicar jugadores, dirigentes, hinchas ni a nadie. Fui a Lamadrid a trabajar y hoy estamos a un pasito de mantener la categoría con el esfuerzo que hicimos estas tres o cuatro semanas, con el esfuerzo que hicieron los muchachos 31 o 32 fechas antes. Lamadrid se va a salvar del descenso por todo el trabajo que hicieron durante todo el año, por los puntos que hicieron antes, por el trabajo que había hecho el cuerpo técnico anterior"

"Hoy ganamos un partido muy bueno, contra un rival difícil, uno de los mejores de la categoría y no podemos disfrutar de esto por culpa de un error que yo tuve, que lo acepté, que pasó hace tres semanas y que le pedí disculpas a todos"

"No quiero entrar en polémicas. Lo único que quiero es que termine el año y que Lamadrid se quede en la categoría. Tengo un año de contrato con Lamadrid y en junio nos vamos a tener que sentar a hablar de nuevo. Ellos lo saben. Aceptaron las disculpas. Yo me tendría que sentar a hablar con ellos"

"Yo llegué a Lamadrid a trabajar. Tengo que aprender que solo tengo que trabajar y cerrar la boca", cerró, arrepentido de lo sucedido.