Primera B - CAÑUELAS

Los dirigentes se reunieron con un empresario

Fuente:

Tras la derrota de Cañuelas y la banca de Sassone a los directivos, el domingo hubo cumbre con un inversor y volvió a sonar el término "gerenciamiento" ¿Qué pasó y quién es el posible gerenciador?

La realidad del equipo de fútbol de Cañuelas disparó varios factores. Con nueve partidos sin alegrías, el último traspié desnudó un viejo trasfondo. Igual, el entrenador Germán Sassone reconoció que existe apoyo a su proyecto. Al otro día del partido, la comisión directiva se reunió con el representante Agustín Jiménez. Acá, todos los detalles…

La realidad es que Sassone se iba a ir después de la derrota contra Sacachispas (fecha 17º), pero se llegó a un acuerdo para seguir y que la salida sea ordenada cuatro fechas después, luego del encuentro ante Los Andes (lunes 15:10), perteneciente a la última del Apertura. Hubo un stand by que se extendió hasta hace algunos días. Entre aquel acuerdo de partes pasaron tres partidos, que incluyó un empate y dos derrotas seguidas de local ante Laferrere y Villa Dalmine. La caída ante los de Campana parecía ser un detonante para que, incluso, el propio entrenador anuncie se salida sabiendo que el "Lila" ganó un partido luego de 40 presentaciones fuera de casa.

Todo lo contrario. Sassone se presentó ante este medio totalmente fortalecido e hizo una defensa de la comisión directiva -sonando como un dirigente de la gestión- y del trabajo mancomunado entre su cuerpo técnico y los responsables del fútbol profesional.

Las declaraciones del DT, tras la derrota ante Dálmine, sorprendieron: "proyecto", "convencimiento" y "apoyo", fueron algunas palabras elegidas para determinar la comunión entre el cuerpo técnico y la dirigencia.

Y NacPop fue al hueso de la cuestión. Lo cierto es que el domingo se reunieron Marcelo Ponce y Juan Manuel Capistrano, presidente y vice, con el empresario y representante Agustín Jiménez, quien vive en el country de La Dolfina y mantiene varios contactos con el mundo del fútbol.

Cabe recordar que en la gestión de Daniel Roncoli, ya había existido un primer contacto. Y tras la salida del gerenciador Miguel Plasencia, el representante volvió a sonar, pero todo quedó en la nada.

El nombre de Jiménez apareció con más fuerza esta vez en los pasillos del club y la realidad es que hubo aguas divididas. Claro, es que el empresario quiso ir más allá: escuchó la propuesta integral del fútbol pero pidió ir por todo, por el club, levantando la bandera de las SAD (Sociedades Anónimas Deportivas).

Los directivos exigieron inversión en la parte del fútbol, pero nuevamente Jiménez fue tajante y argumentó que desembarcaría, pero con la absoluta potestad para elegir al entrenador y a todo su staff para recalar en la sede.

Desembarcar para un hombre como Jiménez significa: renovar por completo el plantel de entrenadores de inferiores, infantiles y escuelita y pasar a tener el control total de todas las disciplinas del club, más allá del fútbol. Por una cuestión de sentido común, esto también implicaría cambios profundos en la cotidianeidad de cada deporte.

Con esas cartas, la reunión entre la CD y el empresario -acercado por una pata que sostiene el vínculo municipio-club- no llegó a buen puerto.

A Jiménez le transmitieron Ponce y Capistrano que la idea era que desembolse un determinado monto de dinero y a cambio se quedaba con los jugadores formados en el club. Y, también, que utilice el plantel profesional para darle rodaje a futbolistas que pertenecen a su staff y necesitan minutos. Muy poco para un tipo ambicioso y definido como un pulpo en el ambiente del fútbol.

El resultado del encuentro entre las partes fue tan híbrido que el manager apuró el trámite para viajar a Estados Unidos para ver la Copa América.

Sucede que esto abrió un frente interno en la Comisión Directiva. Más de un dirigente le hizo llegar a este medio que no tenía nada que ver con lo que estaba tejiendose y, tal es así, que varios entraron en alarma cuando se enteraron por Radio NacPop de los detalles del encuentro y las ambiciones de Jiménez y compañía.

Volviendo a lo futbolístico, esta puede ser una señal del por qué de las horas agitadas y la entrega de un súperpoder a Germán Sassone con el equipo con el agua al cuello (de hecho, Marcelo Moya, ayudante emparentado con Fabián Zermatten, no trabaja más en el club, al igual que el analista de videos que era parte del CT).

Ahora bien, habrá que ver cuál será el escenario para reforzar a un plantel que va a tener un Torneo Clausura con la mente puesta en pelear para no terminar en zona de descenso.